ahora es

Cuenca

500.000 hoteles

Buscamos en más de 500.000 hoteles de todo el mundo para ofrecerte los mejores precios.

Mejor precio garantizado

Si encuentras el mismo hotel más barato en las proximas 24 horas despues de haber hecho la reserva en nuestra web, te devolveremos la diferencia.

Más información aqui

¿Necesitas ayuda para completar la reserva?

Contáctanos al 902 903 101

Hoteles en Cuenca

Castilla la Mancha contiene algunas de las joyas más hermosas de toda España, y Cuenca es, sin lugar a dudas, una de estas joyas. El contraste de sus llanuras y su serranía, junto con sus históricas calles y monumentos cautivan a sus visitantes.

 

Motivos por los que visitar Cuenca

Los amantes de la naturaleza, del arte, de la Historia y de la gastronomía encuentran en Cuenca un auténtico paraíso en el que pueden disfrutar de todo ello y de la amabilidad de los conquenses. De hecho, Cuenca ha sido declarada como ciudad Patrimonio de la Humanidad gracias a su profusión de monumentos históricos, como por ejemplo las famosas Casas Colgantes con sus balcones de madera voladizos sobre los acantilados del río Huécar, la catedral de Santa María y San Julián, la torre de la Mangana, las ruinas del castillo y la muralla del siglo XIII, y el impresionante convento de San Pablo.

Además, Cuenca se caracteriza por su simbiosis con la naturaleza, por lo que los visitantes pueden deleitarse caminando por los paseos a lo largo de la ribera del río Huécar y del Júcar, así como también pueden respirar aire puro en el cercano monumento natural de las Torcas de Palancares y en el nacimiento del río Cuervo. De este modo, la naturaleza puede ser el mejor escenario para días increíbles en familia, en pareja o entre amigos.

 

Hoteles en Cuenca

Como no podía ser menos, Cuenca y sus hoteles reflejan el prefecto contraste entre la tradición y la modernidad, por lo que los hoteles en Cuenca capital presentan estilos variados teniendo en común una atención personalizada y cercana con sus clientes. Además, tanto la ciudad como sus hoteles ofrecen la posibilidad de disfrutar de la tranquilidad, algo que no siempre es posible en otros destinos con mayor volumen de población.

 

Cuenca, una visita que no olvidarás

Así pues, un último consejo que todo visitante ha de tener en cuenta para vivir una experiencia irrepetible es dejar que pase el tiempo sin mirar el reloj, disfrutar de los paseos por la naturaleza y moverse por la ciudad de noche, pues la iluminación y la tranquilidad de la ciudad a esas horas son algo casi imposible de encontrar en otros lugares. De esta forma, tras disfrutar de una buena cena degustando platos típicos como el morteruelo, el cordero, las perdices y los quesos manchegos, la mejor opción es visitar los distintos lugares de interés de la ciudad imbuidos de ese ambiente mágico que dan las luces en la noche.

Por todo ello, desde el alojamiento en cualquiera de los hoteles en Cuenca, hasta el último minuto de estancia en la ciudad, el visitante tiene la sensación de estar viviendo en otra época, una época en la que el buen vivir está ligado a la naturaleza, la sencillez de las cosas y la amabilidad de las personas.