Ofertas de vuelos baratos a Brasilia
Clase

Vuelos baratos a Brasilia

Información de interés de la capital de Brasil

Tras un vuelo a Brasilia, se llega a la capital administrativa de Brasil. Está ubicada en la región Centro-Oeste del país, y sus dos millones y medio de habitantes hacen que sea la cuarta ciudad más poblada del país. Lúcio Costa y Oscar Niemeyer fueron los responsables, a partir del año 1956, de proyectar y diseñar esta ciudad desde cero; en el año 1960 fue proclamada capital de la nación.

Una ciudad proyectada desde cero

Una vez completado un vuelo barato a Brasilia, uno de los principales monumentos que se debe visitar es la catedral Metropolitana, diseñada por Niemeyer, y que cuenta con un diseño vanguardista. Es posible visitarla entre las 8:00 y las 18:00 horas. La principal zona verde de la ciudad es el parque Sarah Kubitschek, que cuenta con una gran variedad de atracciones, especialmente para los más pequeños. El puerto fluvial artificial de la ciudad es el Pontao do Lago Sul, abierto desde las 7:00 hasta la 1:00. El acceso es gratuito, y su interior dispone de varias zonas de ocio y restauración, además de los eventos deportivos y culturales que tienen lugar aquí todos los días del año.

Descubriendo la gastronomía tropical

Los vuelos baratos a Brasilia permiten acceder a su gastronomía, que es muy variada. Los acarayés conforman un entrante muy típico: bollos de pan grueso que se rellenan con frijoles blancos y cebolla. La masa se deja reposar una noche entera y se fríe con aceite de palma junto con crema de camarones o salsa de habas verdes. Es un plato de origen africano. Uno de los platos nacionales es la feijoada, que se realiza con frijoles negros mezclados con carne salada o ahumada, principalmente de cerdo. Se le añade plátano frito, arroz, col picada y harina de mandioca. Es típico que los restaurantes la sirvan miércoles y sábados.

Aprovechar el mejor momento para viajar a Brasilia

A la hora de escoger vuelos a Brasilia, hay que tener en cuenta que su clima es tropical de sabana. Esto hace que las estaciones sean únicamente dos: la húmeda y cálida por un lado, y la seca y suave por el otro. La oscilación térmica es muy baja, por lo que cualquier época del año es adecuada para realizar un vuelo a Brasilia. Las temperaturas máximas raramente alcanzan los 30 grados en cualquiera de los meses del año; las mínimas no suelen bajar de los 15 grados. Para evitar la lluvia, no hay que viajar entre los meses de noviembre y enero, que son los más lluviosos, mientras que de junio a agosto apenas se registran precipitaciones.

Cómo llegar a la ciudad y cuánto cuesta

Hay una línea directa para ir desde el aeropuerto hasta el centro de la ciudad: la Linha Executivo Aeroporto realiza su primera salida a las 6:30 horas. El último servicio parte a las 23:00; la frecuencia aproximada de los autobuses ronda los 20-30 minutos. El precio del trayecto sencillo es de 8 reales y tarda alrededor de 30 minutos en llegar a la ciudad. Realiza paradas en la Esplanada dos Ministérios, Rodoviária do Plano Piloto -que es la estación de autobuses de la ciudad -, Setores Hoteleiros Sul y Norte. Además efectúa otras paradas en las principales zonas hoteleras de la ciudad. El aeropuerto también dispone de parada de taxis.

Un país emergente y apasionante

El idioma oficial de Brasil es el portugués, aunque se hablan muchas otras lenguas diferentes, especialmente las indígenas. El español tiene una gran implantación en su territorio, ya que el país se halla rodeado de naciones hispanohablantes. Se trata de una república federal presidencialista con más de doscientos millones de habitantes. La moneda oficial de Brasil es el real, abreviado R$ o BRL. Cuenta con tres husos horarios, desde el -5 al -2 UTC. La constitución del país establece la separación entre estado y religión, aunque se trata del país con mayor número de católicos del mundo, con un 64 % de la población, seguido por el protestantismo, el espiritismo y las religiones sincréticas de cada región.