Viaja con amor

Viaja de forma responsable y apoya la economía y negocios locales

Cuando exploramos nuevos destinos y disfrutamos de un merecido descanso (sea en un exótico destino o a la vuelta de la esquina), estamos formando parte de algo mucho más grande: es el salvoconducto que nos permite comprender que el turismo no es solo irse de vacaciones sino la fuerza motriz de muchas economías locales. 

¿Cómo podemos conectar con la cultura del lugar que visitamos, contribuir a su desarrollo económico, crear oportunidades de empleo y apoyar las empresas locales? Afortunadamente, podemos ser ciudadanos del mundo haciendo lo que más nos gusta: ¡viajar!

Apoya la economía local, viaje a viaje

El turismo debería consistir en conectar con personas reales en lugares reales. Cuando elegimos alojarnos, comer y comprar en negocios independientes, no somos meros visitantes, sino defensores de ese destino. 

Los viajes y el turismo desempeñan un papel crucial en la mejora de la vida de millones de personas de todo el mundo. En los últimos nueve años, este sector ha superado en crecimiento a la economía mundial y ha contribuido significativamente al bienestar de muchas personas y sus comunidades.

Entre 2011 y 2019, el crecimiento mundial del PIB por cápita del sector de los viajes y el turismo superó al de la economía en general, con una media anual del 2,9% frente al 1,7%. En otras palabras, el sector de los viajes y el turismo puede mejorar la calidad de vida y los ingresos de las personas más rápidamente que la economía en general, aunque puede resultar perjudicial si se hace de forma desequilibrada y sin respetar el medio ambiente y las culturas locales.

El sudeste asiático experimentó la tasa de crecimiento anual más rápida, con un impresionante 6,7%, eclipsando el crecimiento económico de la región (3,7%). Del mismo modo, Oriente Medio alcanzó un crecimiento del 3%, en claro contraste con el modesto crecimiento del 0,3% de la economía regional.

En esencia, se trata de explorar nuevos lugares; el turismo sostenible es una fuerza dinámica que impulsa el crecimiento económico y desempeña un papel crucial en la mejora de los medios de subsistencia de las personas y las comunidades a las que llaman hogar. [1] No se trata de un nicho especializado, sino del objetivo que todo tipo de turismo debería perseguir. Para que funcione a largo plazo, tenemos que encontrar el equilibrio adecuado entre el medio ambiente, la economía y los aspectos socioculturales del turismo. [2]

Joyas económicas ocultas

Cada mercado artesanal, restaurante familiar o acogedora casa de huéspedes es una pieza del rompecabezas económico local. Al sumergirnos en estas joyas ocultas, nos convertimos en agentes fundamentales de la conservación de las culturas y el patrimonio locales. Todos salimos ganando: los viajeros disfrutamos de una experiencia auténtica y las comunidades locales reciben el apoyo que necesitan.

Cada hotel, guía turístico o tienda de artesanía que visitamos es un potencial creador de empleo. Estas oportunidades no son solo números, son historias de personas que construyen sus sueños y crean sus medios de vida. Las decisiones que tomamos a la hora de viajar catalizan el desarrollo económico y convierten los destinos en dinámicos focos de vida.

Nuestra decisión de explorar una comunidad no es solo una elección de viaje; es una inversión. El turismo empodera a las comunidades fomentando un sentimiento de orgullo por su cultura y su patrimonio y puede dar impulso a la economía, como ocurrió en Portugal, donde los ingresos por turismo crecieron más rápidamente que la economía durante ocho años consecutivos, logrando un crecimiento de alrededor del 20% y un impacto directo del 7,8% en el Producto Interior Bruto [3], mientras que en Francia, el importe total del consumo turístico interno representa alrededor del 7,5% del PIB [4].

Experiencias diversas, efectos diversos

El turismo tiene un reconfortante impacto en las comunidades locales, creando un efecto dominó que va mucho más allá de los viajes. Esta industria no se limita a los destinos, sino que crea oportunidades para todos y empodera increíblemente a grupos vulnerables como las minorías, los jóvenes y las mujeres. [5]

En el sector turístico trabaja casi el doble de mujeres que en otros sectores y emplea a un porcentaje de jóvenes superior al de la economía general. Es un motor de cambio positivo que marca la diferencia en vidas y comunidades de todo tipo.

Nuestra recomendación: tomar el café de la mañana en un establecimiento independiente, no en la típica cadena presente en todo el mundo. Hagamos un esfuerzo por encontrar negocios locales independientes cuando estemos en el extranjero.

Tu pasaporte al cambio

Tenemos que pensar en el turismo sostenible no solo como la última moda en viajes, sino como un trabajo en equipo en el que todos desempeñamos un papel. Es un proceso en constante evolución con el objetivo de preservar lo maravilloso de nuestros destinos favoritos, tanto para nosotros como para las generaciones futuras.

Viajar no consiste solo en hacer turismo, sino en marcar la diferencia. Cada viaje que emprendemos tiene el potencial de influir en la economía, proteger la cultura y crear recuerdos imborrables. Así que, cuando planifiquemos nuestra próxima aventura, pensemos más allá de los típicos y visitadísimos monumentos y tengamos en cuenta nuestro impacto en la comunidad local.

Suscríbete a nuestra newsletter

Serás el primero en recibir nuestras mejores ofertas, promociones exclusivas y consejos de viaje. Además, te mantendremos informado sobre dónde puedes viajar.