ahora es

Menú
Mi lastminute.com¿Necesitas ayuda?
Para reservar0034 911 363 986Red fija. Coste depende del operador Política de privacidad
Viajes y vacaciones a la India

Viajes a India, un destino inolvidable

India es un país fascinante. Los viajes a la India inundan de recuerdos imborrables a cuantos los emprenden. Un lugar tan grande y sorprendente como un continente, en el que la espiritualidad y lo físico, la suntuosidad y las aglomeraciones, la opulencia y la miseria se mezclan en un cóctel único que enaltece los sentidos, deleita y emociona provocando un embrujo incomparable. Los viajes a India forjan el carácter, enamoran, transforman el carácter y nos convierten en personas diferentes.

Vacaciones en la India: un viaje de emociones

Cada persona vive la India de una manera intransferible. Se trata de un destino de contrastes, olores y sensaciones variopintas. Frente a las megápolis bulliciosas y superpobladas, sus templos espectaculares, sus tradiciones milenarias y el majestuoso Taj Majal, el viajero se transforma en una persona diferente. Vive, sueña, se siente insignificante y, a la vez, absolutamente único. También la aventura y el deporte tienen cabida en los viajes a la India. Los safaris por la jungla, los trekkings en el Himalaya o los baños de agua, sol y relax en las magníficas playas del sur del país ofrecen experiencias verdaderamente inolvidables.

Etapas imprescindibles en la India

Son muchos los lugares imperdibles que ofrece esta nación, la séptima más extensa del mundo y la segunda más poblada. Inaplazable resulta la visita a Agra, donde se localiza el Taj Majal, una de las 7 Nuevas Maravillas del Mundo: una construcción tan lujosa, sorprendente y bella, rodeada de jardines y opulencia, que siempre permanece en la memoria. Este mausoleo construido para la esposa de un emperador fusiona los estilos árabe, persa e hindú en una amalgama de sensibilidad y belleza irrepetibles. 

Visitar la ciudad sagrada del hinduismo, conocida como Varanasi, supone sumergirse en un baño de espiritualidad, presenciando ritos purificadores y cremaciones en el río Ganges. Otras ciudades que no deben faltar en el periplo indio son Bombay, la más populosa del planeta, cuyos contrastes entre sus encantadores rincones, sus monumentales edificios y los suburbios miserables resultan estremecedores.

Manali, un pueblecito situado al norte del país, es un rincón remoto imprescindible para hacer excursiones forestales, escalada o parapente entre árboles gigantes, cascadas y aguas termales.

Mc Leod Ganj, muy próximo a Dharamsala, es el destino ideal para conocer la cultura tibetana, ya que aquí conviven muchos de los exiliados de este país ancestral.

Hariwdar, Rishikesh —para los amantes del yoga—, el turístico y playero estado de Goa y las casas flotantes de Srinagar conforman otras escalas imprescindibles en ese viaje inolvidable por la India.


Breves consejos para viajar a la India

La previsión es importante en este país, donde se recomienda haber reservado los alojamientos con antelación. Un truco útil es llevar una riñonera atada a la cintura, debajo de la ropa, con el dinero y la documentación, que siempre debe estar a salvo. No es una mala opción haberla escaneado y enviado previamente al correo electrónico propio, para contar con esas copias en caso de sustracción o pérdida. Y, para relacionarse mejor con los lugareños, conviene reemplazar los apretones de mano por el saludo típico, juntando las palmas de las manos a la altura del pecho.