7 islas para una escapada romántica sin salir de España

La felicidad siempre vuelve. Y con ella, las ganas de explorar nuevos destinos, vivir nuevas experiencias, momentos, sensaciones... Solo tienes que elegir cómo y dónde quieres disfrutar de tu escapada perfecta en pareja. Y para ayudarte, hemos seleccionado siete islas españolas de ensueño, capaces de demostrar que la auténtica felicidad sí existe y, además, está muy cerca de ti.

1. Mallorca, el Edén del Mediterráneo

Mallorca tiene todo lo que uno puede desear en su escapada romántica al paraíso. Y es que la variedad cultural y paisajística de la isla cautiva tanto a quienes buscan olvidarse del bullicio urbano como a los que quieren disfrutar del ambiente más animado de todo el Mediterráneo. Si preferís el sol y el mar, Mallorca os regala infinitas playas escondidas entre pinares y bahías, entre ellas la espectacular Cala Mitjana, Playa de Muro y Es Trenc. Y para impregnarse del verdadero espíritu de Mallorca, no os perdáis la ruta a la sierra de Tramuntana que permite descubrir algunos de los pueblos más bonitos de la isla: Deià, Banyalbufar, Valldemossa, Sóller... Tras un largo día de playa o excursión, os esperan cientos de lujosos locales nocturnos de Palma con una generosa dosis de animación mallorquina. Entre los más destacados figuran Beatnik, Abaco Cocktail Bar y Jazz Voyeur Club.

Consejo: no dejéis pasar la oportunidad de disfrutar de increíbles atardeceres y miradores de infarto en el cabo de Formentor.

2. Tenerife: la isla de la eterna primavera

Tenerife parece creada por dioses que querían impresionarnos con la insólita belleza de sus parajes naturales. Ideal para escapadas románticas en pareja, la isla ofrece el mayor abanico de placeres que uno puede desear: hoteles de lujo con todo incluido, playas de ensueño, parques acuáticos, restaurantes para todos los paladares, mercadillos y animada vida nocturna. Una vez aquí, no podréis dejar de recorrer sus pequeños pueblos llenos de encanto, como es el caso de Los Abrigos con su rico patrimonio histórico y artístico, o El Sauzal con sus bellas terrazas y miradores, desde los que se divisa una fabulosa panorámica del océano. Vuestra escapada a Tenerife no sería completa sin visitar la colonial y encantadora ciudad de San Cristóbal de La Laguna declarada Patrimonio de la Humanidad, la alegre y moderna Puerto De la Cruz con sabor a pueblo marinero, la fascinante La Orotava y la cosmopolita capital de Tenerife, Santa Cruz.

Consejo: no os perdáis las impresionantes playas secretas de Antequera y Ocadila, a donde solo se puede llegar caminando o en barco.

3. Lanzarote: paisajes lunares en la Tierra

Más que un destino, Lanzarote es un sueño hecho realidad. Un lugar mágico y seductor repleto de escenarios sugerentes y románticos para una escapada perfecta en pareja. La isla más volcánica del archipiélago os cautivará con sus impresionantes valles de lava solidificada, cuevas, barrancos y cráteres, pero también con sus parajes verdes de belleza única e infinitas playas turquesas de arena blanca en las que podéis relajaros tomando el sol, daros un refrescante baño o practicar vuestros deportes acuáticos favoritos. Además de sus maravillosas playas de postal y paisajes volcánicos difíciles de olvidar, Lanzarote también invita a disfrutar de sus animadas noches de fiesta, probar sus exquisitos quesos y vinos, visitar el Parque Nacional de Timanfaya donde viven los famosos dromedarios o perderse callejeando por pueblos tan bonitos como Arrecife, San Bartolomé, Arrieta, Uga, Femés o Tías.

Consejo: no os perdáis la joya secreta de Lanzarote: laguna El Charco de los Clicos, cuyo intenso color verde parece de otro planeta.

4. Ibiza: deleite para los cinco sentidos

La Isla Blanca está repleta de rincones mágicos por los que perderos. Una vez aquí, podréis disfrutar de kilómetros de playa de aguas cristalinas, idílicas bahías e impresionantes puestas de sol sobre el mar, descubrir los restos del poblado fenicio de sa Caleta declarado Patrimonio de la Humanidad, recorrer el Parque Natural de Ses Salines con sus espectaculares praderas de posidonia oceánica, contemplar atardeceres en el paseo marítimo de Santa Eulalia o dar una vuelta por el famoso mercadillo hippy de Las Dalias, donde podéis encontrar desde artesanía hasta la típica ropa ibicenca. Después de pasar un fantástico día explorando la naturaleza, os encantará dar un agradable paseo por las bonitas calles de la ciudad de Ibiza, que forma parte del Patrimonio de la Humanidad y descubrir su impresionante casco antiguo Dalt Vila, la catedral y el museo-necrópolis de Puig des Molins.

Consejo: no olvidéis daros un chapuzón en la mítica playa D'en Bossa y pasarlo bomba en el parque acuático Aguamar.

5. Gran Canaria: continente en miniatura

Gran Canaria es un mundo a pequeña escala donde encontraréis todo lo que podáis desear para una escapada romántica o para toda la vida. Relax y diversión, descanso y aventura, tranquilidad y frenesí... La segunda isla más grande del archipiélago canario está repleta de exquisitas contradicciones que la convierten en un destino difícil de igualar. Y es que todo en Gran Canaria es tan sorprendente que parece traído de otra galaxia: desde sus paisajes volcánicos de ciencia ficción declarados Reserva de la Biosfera hasta pueblos con encanto como Tejeda, Teror o Firgas, y playas de aguas turquesas en las que zambullirse, como Maspalomas, Puerto Rico o Amadores. Más allá de sus idílicos paisajes que permiten escaparse de la realidad, la isla invita a recorrer sus exquisitas rutas gastronómicas, divertirse en sus parques de atracciones o disfrutar de una imponente puesta de sol bañando las dunas de Maspalomas.

Consejo: descubrid el increíble observatorio astronómico de Temisas, el pueblecito con el cielo más despejado del mundo.

6. Fuerteventura: la perla del Atlántico

Tras un año de quehaceres y obligaciones os merecéis una escapada romántica al paraíso. Así que preparad vuestras maletas, porque el cielo sí existe y está en Fuerteventura, la isla más singular del archipiélago canario. En ella podréis descubrir un pack perfecto que os brindará momentos inolvidables para recordar hasta que volváis a la isla (¡porque siempre querréis volver!): desde kilómetros de playas vírgenes de arena blanca y aguas violetas hasta rincones tan enigmáticos como la montaña de Tindaya con sus grabados rupestres o el Parque Natural de Betancuria, de gran belleza paisajística. También admiraréis el encanto de los pueblitos marineros como El Cotillo o Ajuy, descubriréis la magia de los antiguos molinos salpicados por toda la isla, disfrutaréis de vistas panorámicas desde el antiguo volcán de la montaña de la Caldera y conoceréis el paraíso terrenal en la playa de Caleta del Fuste.

Consejo: visitad la isla de Lobo para regalaros momentos de relax en sus paradisíacas playas vírgenes.

7. Menorca, la isla de los tesoros

Las idílicas playas de Menorca son el marco perfecto para disfrutar de una escapada romántica y desconectar del mundo. Sin embargo, la isla de Menorca es mucho más que sol y playa. También es cultura, historia, gastronomía, artesanía y ese inconfundible aroma a olivos y naranjos en el aire... Empezad a explorar este museo a cielo abierto visitando el poblado talayótico de Cornia Nou o recorriendo las ciudades milenarias de Maó y Ciutadella con sus imponentes construcciones prehistóricas y playas paradisíacas. Para seguir descubriendo la historia y los impresionantes paisajes de Menorca, no dudéis en emprender la ruta de los faros. Y para disfrutar de las mejores vistas del Mediterráneo y de mágicas puestas de sol, optad por subir a la montaña más alta de la isla, Monte Toro.

Consejo: aprovechad la oportunidad de conocer la increíble fauna salvaje de Menorca visitando el Parque Natural de S'Albufera.

VOLVER AL INICIO

También te podría interesar

Encuentra las vacaciones ideales

Únete a nosotros