Buscar

Atracciones de Copenhague

Top imprescindibles de Copenhague 

Salpicada de lagos y rodeada por el mar, Copenhague está toda ella impregnada por un vigoroso y moderno ambiente marino. Además, es una de las capitales más cómodas (y de moda) de Europa, perfecta para recorrerla en bicicleta o para sentarse y relajarse en un barco mientras se disfruta de las vistas. 
  1. Pasear por el magnífico Tivoli
  2. Explorar la escena artística de Copenhague
  3. Descubrir el tranquilo Jardín Botánico de Copenhague
  4. Explorar Norrebro, la zona de moda de la ciudad
  5. Visitar la Sirenita
  6. Probar un delicioso postre danés

Copenhague es una ciudad compacta y acogedora cuyo centro es, en gran medida, peatonal (y ciclista). Durante el día, se impone la cultura del café y de los museos de primer nivel; a la caída del sol, toman el relevo la escena musical, los bares y los clubes nocturnos. No lo pienses más y reserva ya tu próxima escapada a una de las principales ciudades escandinavas.

En colaboración con
Rough Guides

1. Pasear por el magnífico Tivoli

Tivoli es una de las atracciones turísticas más famosas de Copenhague. Es una divertida mezcla de jardines paisajísticos, conciertos al aire libre y parque de atracciones. Probablemente lo escuches antes de llegar a verlo, gracias a los constantes gritos de las montañas rusas y por culpa de los altos muros que lo rodean. En las tardes de verano, cuando el parque se ilumina con miles de luces y bombillas reflejadas en el lago, es una de las experiencias más mágicas de Escandinavia. 

Ideal para: divertirse al aire libre. 

Ya que estás allí: visita el Museo Nacional, con excelentes exposiciones sobre la historia de Dinamarca.  

2. Explorar la escena artística de Copenhague

Fundada por el magnate de Carlsberg, Carl Jacobsen, la Ny Carlsberg Glyptotek es la mejor galería de arte clásico y moderno de la ciudad. Cuenta con una magnífica selección de esculturas griegas y romanas, en la primera planta, así como con algunas excelentes muestras de arte europeo moderno que incluyen moldes de esculturas de Degas, el Lemon Grove de Monet y obras de Gauguin, Van Gogh y de artistas daneses de la Edad de Oro como Eckersberg. 

Ideal para: amantes del arte. 

Ya que estás allí: termina la visita con un trozo de delicioso pastel en la cafetería que se encuentra junto al jardín de invierno, maravillosamente abovedado. 

3. Descubrir el tranquilo Jardín Botánico de Copenhague 

El Jardín Botánico está salpicado de invernaderos y plantas raras. Es una de las atracciones más impresionantes de Copenhague y una forma fantástica de pasar una tarde en la ciudad. La vecina Galería Nacional alberga, en sus luminosas y espaciosas galerías, una vasta colección de arte, desde obras menores de Picasso hasta importantes pinturas de Matisse y Tiziano. 

Ideal para: combinar naturaleza y cultura. 

Ya que estás allí: visita la Colección Hirschsprung y su colección de arte danés del siglo XX. 

4. Explorar Norrebro, la zona de moda de la ciudad 

Norrebro está repleto de algunos de los mejores cafés, tiendas, bares y clubes de Copenhague, en su mayoría alrededor de Sankt Hans Torv. El club Barcelona es un lugar de primera para tomarse un buen cóctel. Se recomienda precaución, especialmente por la noche; en cualquier caso, la zona acoge la mayoría de los lugares de reunión más divertidos de Dinamarca y, además, el popular y resplandeciente Assistens Kirkegård (cementerio de Assistens): se trata de un tranquilo cementerio que los copenhaguenses usan como parque en verano y que tiene a Hans Christian Andersen entre sus residentes permanentes. ¿Estás pensando en hacerte una escapada a Copenhague? Reserva con antelación ya que en verano la ciudad puede estar realmente concurrida. 

Ideal para: sentirse como un copenhagués más. 

Ya que estás allí: acércate a otro lugar de moda, Vesterbro: está lleno de divertidas galerías de arte, bares y restaurantes.

5. Visitar la Sirenita

Justo al norte de la Ciudadela de Kastellet, una fortaleza en forma de estrella con cinco baluartes, uno en cada esquina, con vistas al puerto, se encuentra la Sirenita, un imán para los turistas desde su inauguración en 1913. Se trata de una estatua de bronce del personaje de Hans Christian Andersen esculpida por Edvard Eriksen y financiada por el fundador de la cervecería Carlsberg. A pesar de que a lo largo de los años ha sido víctima de varios actos de vandalismo (le cortaron la cabeza y los brazos e incluso le pusieron una bomba en 2003) y de que pasó gran parte de 2010 en la Expo de Shanghái, sigue siendo el símbolo más perdurable de la ciudad.

Ideal para: visitas turísticas imprescindibles. 

Ya que estás allí: acércate a la Ciudad Libre de Christiania, barrio parcialmente autogobernado lleno de galerías de arte, cafeterías, restaurantes y locales de música.  

6. Probar un delicioso postre danés

Los daneses se toman en serio sus panaderías y las verás por todo Copenhague. La variedad de panes y pasteles que ofrecen es casi intimidante, pero su personal estará encantado de aconsejarte. Además de rundstykker y hojaldres, la mayoría de las panaderías venden sándwiches a buen precio. Konditori La Glace es la confitería más antigua de Copenhague (data de 1870) y es una parada imprescindible para retomar fuerzas con un pastel y un chocolate caliente recién hecho: sin duda, visita obligada para los foodies viajeros. 

Ideal para: saborear Dinamarca.

Ya que estás allí: si eres más de salado, tienes que probar otra especialidad, el sabroso y clásico røget sild (arenque ahumado).  

Encuentra el viaje perfecto

Escápate del pelotón

Disfruta de todas las novedades del Tour de Francia, de ideas e inspiración para tus viajes y, por supuesto, de nuestras mejores ofertas. Directamente en tu bandeja de entrada suscribiéndote a nuestra newsletter.

Selecciona tu país:

Únete a nosotros:

Descubre nuestra app: