Buscar

10 islas (casi) desconocidas para descubrir

Escaparse a una isla es el método perfecto para encontrar la paz, reconectar con uno mismo y dejar los problemas atrás. A todos nos vienen a la mente los clásicos nombres de islas cuando pensamos en vacaciones; sin embargo, hay una serie de ellas, igualmente hermosas y menos conocidas, que están esperando a ser descubiertas. Te invitamos a que, para tu próximo viaje, te salgas de lo establecido y encuentres tu propio paraíso secreto: una de estas 10 islas podría ser la escapada de tus sueños hecha realidad.

1. Jersey, el secreto del Canal de la Mancha

¿Alguna vez has pensado en veranear entre las costas inglesa y francesa? ¡Te lo recomendamos! La isla de Jersey, en pleno Canal de la Mancha, es un secreto muy bien guardado por quienes la conocen: un sorprendente entorno natural, playas más propias del Mediterráneo y puertos deportivos, como el de Saint Helier, llenos de vida.

Cómo llegar: El ferri desde Saint-Malo (Francia) tarda una hora y media. También hay vuelos directos desde el aeropuerto de Heathrow.

2. Gozo, la joya de Malta

La isla de Gozo está a solo 30 minutos de Malta en ferri, pero uno se siente en un lugar completamente diferente: es más pequeña, más verde y más rural. Es la segunda isla más grande del archipiélago y se mueve a un ritmo más tranquilo, perfecto para una escapada de relax. Visitas obligadas son el Blue Hole y el mar interior de Dwejra, muy cerca de donde se encontraba el icónico ‘Azure Window’, destruido por una tormenta en 2017.

Cómo llegar: En ferri regular desde la isla de Malta.

3. Formentera, sobran los motivos

Las islas Baleares menos visitadas son siempre una grata sorpresa. Un buen ejemplo lo tienes en la isla de Formentera, una de las más pequeñas del archipiélago. Llegar aquí te va a transportar a un mundo de pueblos de pescadores, calas desiertas rodeadas de naturaleza y cuevas y pasajes subterráneos únicos como Cova des Fum o Cova Foradada. 

Cómo llegar: En ferri desde Ibiza (media hora) o desde Mallorca (4 horas aprox.).

4. Porto Santo, la alternativa a Madeira

Esta isla, hogar en su momento de Cristóbal Colón (se puede visitar su Casa Museo en la capital, Vila Baleira), es el destino perfecto para desconectar. Gracias a su microclima, la temperatura es constante durante todo el año, lo que permite disfrutar de sus inmensos arenales en cualquier estación. Te recomendamos que explores las espectaculares columnas hexagonales de basalto de Pico de Ana Ferreira y que, para reponer fuerzas, pruebes los vinos y dulces locales en Casa da Serra.

Cómo llegar: Desde Funchal (Madeira) se tarda media hora en avión y 2 horas y media en ferri.

5. Estrómboli, mucho más que una isla

Sí, Estrómboli es una isla, pero también es un volcán en activo y es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO (junto al resto de las Islas Eolias, a las que pertenece). Aunque sus increíbles playas de arena negra y espectaculares fondos marinos son altamente recomendables, en Estrómboli hay que subir al volcán: un ascenso guiado de seis horas para maravillarse ante el magma incandescente. Una opción más descansada son las excursiones marítimas nocturnas para contemplar la Sciara del Fuoco, el talud por donde desciende la lava y el fuego hasta el Mediterráneo.

Cómo llegar: En hidroplano desde Milazzo (Sicilia) se tarda menos de dos horas y media.

6. Santa María, 'la isla del sol'

La isla más meridional y oriental del archipiélago de las Azores es una joya intacta que muy pocos conocen. Apodada ‘la isla del sol’, Santa María tiene un clima más cálido y seco que el resto de las Azores y destaca desde el punto de vista paisajístico. Te recomendamos dos playas: una natural, la espectacular Praia de São Lourenço (con los viñedos descendiendo casi hasta el mar) y una artificial, la Baía dos Anjos (piscinas marinas naturales rodeadas de plataformas para tomar el sol).

Cómo llegar: En avión: desde la capital de las Azores, São Miguel, se tarda media hora.

7. Comoras, la alternativa a las Maldivas

Si estás planeando “el” viaje pero te gustaría evitar destinos ultra lujosos como las Maldivas, tenemos la alternativa perfecta: el archipiélago de las Comoras te permitirá disfrutar del Océano Índico en su plenitud. Podrás mirar a las tortugas a la cara en Mohéli, bucear en Trou du Prophète, divertirte con los lémures en la isla de Mayotte o visitar el lago marino sin fondo de Lac Salé.

Cómo llegar: Hay vuelos directos desde Dar es-Salam (Tanzania) y Nairobi (Kenia).

8. Quíos, un regalo griego

Si prefieres ‘descansar’ de las típicas islas griegas y conocer algo menos turístico, seguro que Quíos es más de tu rollo. Alquila un coche y aprovecha para explorar la isla,desde pueblos abandonados como Anavatos hasta ciudades muy diferentes como Pyrgi, Olympi o Mesta, y conocer su historia, desde las cuevas neolíticas a sus monasterios. Dos consejos: no te pierdas los lentiscos, árboles típicos de Quíos, y prueba su gastronomía, deliciosa y muy asequible.

Cómo llegar: En vuelo directo desde Atenas se tarda menos de una hora. 

9. Rab, la perla dálmata

En la costa de Croacia se ubica otra de esas islas que no te pueden dejar indiferente. Se trata de Rab, una porción de tierra minúscula pero que, sin embargo, acoge toda la belleza del Adriático. En la isla hay ciudades como Kampor o Barbat, todas ellas repletas de servicios de primera categoría y con una oferta de ocio que te deslumbrará.

Cómo llegar: Los ferris desde Rijeka y Zarda tardan alrededor de dos horas.

10. La Reunión, 'otra' Francia en pleno Océano Índico

El pico más alto del Océano Índico y uno de los volcanes más activos del planeta, el Piton de la Fournaise; el ‘circo’ (cráter) volcánico de Salazie, Patrimonio de la Humanidad; la playa de Boucan Canot, perfecta para surfistas; el conjunto monumental criollo de Saint-Denis… ¿Aún necesitas más razones para conocer a la ‘otra’ Francia?

Cómo llegar: En vuelo directo desde París.

También te podría interesar

Encuentra el viaje perfecto

PRECIO MÍNIMO GARANTIZADO

Selecciona tu país:

Únete a nosotros:

Descubre nuestra app: